El hombre invisible.

Se acerca, me ofrece un paquete de clínex. Es pequeño, de piel oscura, posiblemente por la suciedad o las muchas horas pasadas al aire libre. El pelo, encanecido por las sienes, es una masa pastosa que le cubre parte de la cara.

Muchas veces he visto a otros realizar el mismo acto, pero en esta ocasión hay algo distinto. Camina entre los coches, ofrece los pañuelos de papel, pero no hay convicción en la acción. No alarga el brazo, lo mantiene protegiendo su cuerpo, es la mano la que apunta a uno u otro coche alternativamente. Los ojos, normalmente incisivos en estas ocasiones, rehúyen los de los conductores. Arrastrando los pies, se va desplazando a lo largo de la fila de automóviles detenidos.

Cuando, tras haber constatado que nadie le ha comprado un paquete, le veo volver a su puesto inicial. Me llama la atención el rictus de su boca. Podría pensarse que alguien dedicado a tales lides estaría acostumbrado al desprecio y la conmiseración de los demás, pero en su cara leo tristeza y sufrimiento.

 Sufre porque es un hombre invisible.

Las apariencias, ¿engañan?

Esta tarde he presenciado una escena curiosa que me ha hecho reflexionar.

He cogido el metro en la estación de Usera, salida a la calle Mirasierra, y delante de mí iba una chica que por su físico y su manera de vestir parecía española. Al llegar a los tornos, en vez de picar el billete ha decidido colarse por la salida, aprovechando que no había en ese momento ningún segurata de los muchos que suele haber a la vista. A mí esto me ha divertido mucho, porque ya sabía que dos tramos de escalera más abajo, en el pasillo que dirige al andén 1, había un control de billetes, y tenía ganas de ver que iba a pasar, si iba a aceptar la multa o por el contrario se intentaría escabullir.

Apretando el paso para ir pegada a sus talones, he llegado a la vez que la chica de aspecto español  al citado control, y allí había un guirigay de enormes proporciones. En un lado del pasillo, una familia de ecuatorianos, en el otro, varias chinas, todos ellos protestando por la multa y con problemas para identificarse legalmente. Aquí se encontraban también los seguratas que yo había echado en falta, intentando poner orden sin mucho ánimo.

A pesar del lio había dos interventores en medio del pasillo, preparados para pedir billetes, y cuando yo ya estaba echando la mano a la cartera a la vez que no perdía de vista a la chica, nos han dejado pasar sin echarnos más que un rápido vistazo. Ella ha hecho un leve amago de abrir el bolso, con tanta calma que podría decirse que ya sabía que no se lo iban a pedir.

Lo que me ha hecho pensar de todo esto no ha sido ni que la chica decidiera colarse, ni el simple hecho de que no nos hayan controlado los billetes, porque eso ya me ha pasado más veces, sino que creo que no nos han parado porque parecíamos españolas.

¿Acaso va a convertirse la apariencia en un nuevo salvoconducto en la sociedad multicultural?

¿Morder o ser mordido?

En el principio de los tiempos los humanos caminaban juntos, en grupos pequeños que debían ser autosuficientes. Para poder subsistir la colaboración era esencial, ya que no todos tenían las mismas habilidades. ¿Hasta qué punto seguimos considerando esencial esta cualidad?

Parece que la colaboración es algo innato en los seres humanos, desde pequeños se nos graba en la cabeza que tenemos que compartir nuestros juguetes y que es mejor jugar acompañados que solos, pero hasta qué punto estas enseñanzas son hipócritas, cuando a la vez se nos anima a ser siempre los mejores, a destacar entre el resto. No entiendo porque se siguen promocionando valores como estos cuando en el mundo real lo que se nos pide es que seamos tiburones.

Viendo la película El método he perdido parte de la poca confianza en el Sistema  que me quedaba. Para quien no la haya visto trata de siete aspirantes a un mismo puesto directivo que tienen que ir eliminándose los unos a los otros mediante argucias de distinta calaña. Lo que más me ha preocupado de todo esto es que los psicólogos creadores del famoso método Gronhol utilizaban esta moral de la que he hablado más arriba, la moral que nos inculcan desde la infancia, para valorar la debilidad del candidato. ¡Y resultaba que el más débil era el que más conciencia tenía! Según este nuevo sistema de valores, los valores del capitalismo, el más apto era el Gran Tiburón, aquel que era incluso capaz de aprovecharse de los restos de un antiguo amor. El GT, como le llamaré a partir de ahora, mostraba ante los otros una careta humanidad, quizá el mismo se creía el más humano, vagamente consciente de que está representando un papel para conseguir el trabajo soñado.

Ese es el punto que más me inquieta, si todos vamos por ahí con una máscara de moral, y solo en algunas personas es su verdadera cara, ¿van a ser estos los más castigados por un sistema que parece que premia la soledad y el individualismo por encima de todo?

Y ya para acabar,  ¿Elegimos estar solos o es a lo que finalmente lleva el éxito?

Game Over, Correa

Aunque la detención de Correa se produjo el 6 de Febrero del 2009, el caso llevaba casi dos años en manos del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, el de Baltasar Garzón. Pero no fue ni la policía, ni la fiscalía anticorrupción, ni siquiera Esperanza Aguirre (autoproclamada descubridora del caso) quien lo llevó a las manos del juez. Fue el propio Correa quién se puso la soga al cuello.

 Cuándo José Luis Peñas, concejal de Majadahonda hasta el 2007, dejó de percibir el sobresueldo que Don Vito le pasaba (3000€), decidió que iba a grabar todas sus conversaciones con él. Y así lo hizo, durante dos años, “asqueado”, según sus palabras, de oír lo que oía en sus muchas visitas a las múltiples propiedades de Correa.

En diciembre del 2007 entrega las grabaciones a la policía, y la maquinaria empieza a moverse. Cuándo ya han recabado suficientes pruebas, y ante el peligro de fuga de Correa, le detienen junto a su cúpula directiva: su primo Antoine Sánchez y su número dos en Madrid, Pablo Crespo (otra perlita del PP, Secretario de Organización en Galicia entre 1996 y 1999, con una posible financiación ilegal del partido en el aire).

Poco antes había ido la policía a registrar dos de las sedes de Orange Market, dónde otro estúpido error terminó de hundir a Correa. Su contable, José Luis Izquierdo, no pudo pensar un mejor lugar para esconder el pen drive que contenía la contabilidad B que su mano. Cuando ya llevaban varias horas de registro, y este seguía con el puño fuertemente cerrado, un policía le ordenó que lo abriera.

Con lo que allí encontraron, más otras contabilidades B, se empezó a desenmarañar la tela de araña, aunque el hecho de que los nombres fueran mayoritariamente siglas sigue permitiendo que personas como Luis Bárcenas siga negando ser L.B., incluso sabiendo que hay horas de grabaciones de Correa malmetiendo contra él.

Todavía queda mucha investigación por delante, y si duda aparecerán nuevos imputados, si se deja trabajar a la justicia.

Es especialmente triste que la ciudadanía no sepa a penas de este caso, con la cantidad de millones que han sido hurtados del erario público, y que los presuntos culpables vayan a seguir manteniendo el respaldo de la ciudadanía, sus asientos públicos y sus altísimos sueldos sufragados por todos nosotros. ¡Digamos no a la corrupción!

Aguirre+Camps+Correa=amistades peligrosas

Después de la derrota electoral del 2004, Correa no se encuentra ya a gusto en Génova. El nuevo líder, Mariano Rajoy, está pensando en hacer reformas, cambia a varios altos cargos, y además ya no hay más actos a parte de los del partido. Rompe con su amiguísimo Alejandro Agag (yerno de Aznar) y empieza a actuar en nombre del partido en algunos ayuntamientos de la sierra de Madrid, pidiendo la habitual fórmula de recalificaciones por favores.

Esta será la gota que colmará el vaso de la paciencia de Rajoy. Le dice a Bárcenas que despida a Correa. Este monta en cólera y despotrica del tesorero del PP delante de varios de sus empleados. Pero no todo está perdido, y será entonces cuando Don Vito recurrirá a sus jóvenes amigos, antes simples militantes de base y hoy alcaldes de ricos municipios, como Pozuelo de Alarcón(Luis Sepúlveda), Boadilla del Monte(Arturo González Panero) o Arganda del Rey (Ginés López) .

Será el teniente de alcalde de este último ayuntamiento, Alberto López Viejo (¿os suena, ese que fue designado para presidir la comisión de investigación en la Asamblea, por los casos de espionaje a cargos del ayuntamiento de Madrid?) el que le aupará al gobierno regional, cuando consiga la consejería de Deportes. Esperanza Aguirre estará encantada con los servicios de Orange Market, llegándole a entregar más de 500 contratos a dedo, siempre bien despiezados en facturas de menos de 12000€ para no incumplir la ley.

 De ahí pasarán a Valencia, dónde se instalará su segundo de abordo, Álvaro Pérez. A base de regalos, se ganarán la confianza de Francisco Camps y la mayor parte del PP valenciano. Primero organizarán todos los mítines, y más tarde pasarán a recibir contratas del propio Govern. Más de 8 millones de euros en contratos troceados, entre 2004 y 2008.

 Pero cuándo mejor le iban las cosas a Correa, un elemento inesperado sopló sobre su castillo de naipes.

Fuentes:

Perfil de la Corrupción. Por Carlos E. Cué y José Antonio Hernández. Publicado el 18/04/2010 en el suplemento Domingo de El País

Los inicios de Francisco Correa

Francisco Correa en 1993 no era más que un simple agente de viajes con sueños de grandeza, hasta que conoció a Elvira Aznar, hermana del que sería presidente 3 años después. Pese a ser el PP una formación en horas bajas por la nueva derrota electoral sufrida, Correa consigue hacerse un hueco en un sector que controla, y comienza a organizar los viajes de los políticos. Descubre que el truco está en hacerse amigo del que controla los presupuestos, y es que pese a estar mantenido con fondos públicos, un partido político funciona como una empresa privada, es decir, los contratos se colocan a dedo.

Es entonces cuando empiezan los carísimos agasajos,  que podían ir desde extravagantes relojes hasta viajes familiares totalmente gratis. De esta manera va abriéndose paso , y llegado el día Bárcenas le pide que organice los mítines. Este será un salto importante para Correa, porque comenzará a facturar mucho más dinero y se convertirá en uno más de la cúpula del PP, siempre a la sombra de Aznar en los mítines, con su característico tono chulesco hacia los periodistas y los pequeños políticos.  Va a comenzar a encargarse de los actos organizados por AENA, por gentileza de Álvarez Cascos, y FITUR. Coloca a Álvaro Pérez, El Bigotes, a dirigir los actos de Aznar.

Invertirá en el futuro del partido, y sus halagos serán especialmente intensos para con los miembros de las bases, las nuevas generaciones. Sabe que serán futuros alcaldes, concejales y diputados, y centra sus esfuerzos en ellos.

A pesar de organizar ya casi todos los actos de Galicia, y muchos en Castilla y León y Madrid, Don Vito (así le gusta que le llamen sus subordinados) sabe que el dinero está en el ladrillo, y comienza a intercambiar actos gratis por favores, como recalificaciones de terrenos o concesiones. Es un “conseguidor”, lo que significa que él simplemente tiene los contactos, y los vende al mejor postor.

Para esconder su creciente patrimonio crea empresas pantalla en paraísos fiscales. Y de todo lo ilegal que va haciendo lleva una contabilidad B.

Cuando ya creía que nada le podía detener, llegó el 14 de Marzo del 2004, y todo empezó a torcerse.

Fuentes:

Perfil de la Corrupción. Por Carlos E. Cué y José Antonio Hernández. Publicado el 18/04/2010 en el suplemento Domingo de El País.

La verdad de Luis Roldán

Supongo que la mayoría habréis oído hablar de Luis Roldán, sobre todo porque salió de la cárcel hace poco más de un mes, después de pasar los últimos 15 años en prisión. Pero, ¿sabéis realmente de por qué se le condenó? Vamos a verlo.

Roldán fue nombrado en 1986 Director General de la Guardia Civil, comenzando una carrera hacia el enriquecimiento personal.  El tribunal que le juzgó ve probada la comisión de 4 delitos:

  • Malversación de fondos públicos:
  1. Llevó TODO el presupuesto de la Guardia Civil a la caja fuerte que estaba en su despacho, suprimiendo cualquier control externo. ¡Eran más de 58 millones! De ahí fue extrayendo distintas cantidades en ingresándolas en cuentas privadas.
  2. Recogió el dinero custodiado en el Banco de España en cuentas de Fondos Reservados, lo transformó en cheques y lo hizo ingresar en cuentas suyas.
  • Estafa:
  1. Cobró más de 80 millones a un grupo de constructores de una autopista vasca por un servicio de contravigilancia que nunca se produjo.
  • Cohecho (esto significa aceptación de un soborno en el ejercicio de unas funciones):
  1. Eligió a dedo a las empresas constructoras encargadas de remodelar las casas-cuartel, cobrando a estas un porcentaje de lo presupuestado por la elección, un 5% normalmente.
  • Delito Fiscal:
  1. Por supuesto, no declaró a Hacienda todos estos ingresos irregulares. Fraude fiscal desde 1988 hasta 1992.

¿Cómo ocultó todo este dinero?

  • Creando empresas pantalla como Europe Capital, que abrían cuentas en múltiples bancos suizos.
  • Ayuda de dos cómplices, Jorge Esparza Martín y Juan Jorge Prieto Pardiña. Este último era empleado del BBV y le ayudó a ingresar los cheques bajo nombres falsos.

En diciembre de 1993 Diario 16 revela cuánto se ha enriquecido en los últimos 9 años. El escándalo consiguiente fuerza su dimisión, una comisión parlamentaria de investigación y la actuación de la justicia algunos meses después. Esta demora permitió que conservara parte del dinero, al menos dos propiedades inmobiliarias y su fuga del país.

 Durante 11 meses fue el fugitivo más buscado,  y a pesar de que la extradición desde Laos fue ilegal, le condenaron en Febrero de 1998 a 15 años de cárcel.

Aquí os dejo el reportaje que hizo Informe Semanal con motivo de su salida de prisión.

Roldán en libertad (Informe Semanal)

Fuentes: